La hora del patio

Cómo nos gusta la hora de salir al patio: a los niños y a las profesoras. Los beneficios que les aporta es sin duda un mar sin orillas.

Este tiempo no es sólo un rato de descanso o una forma de romper la actividad de dentro del aula. Es un momento más en el que seguir aprendiendo y estimulando el desarrollo de cada uno de los alumnos. Es el momento en el que la interacción entre iguales adquiere su mayor auge y por tanto, donde se ponen en juego un gran número de habilidades que les hacen crecer como persona. Se expresan de forma espontánea, experimentando sus propias reacciones que, a su vez, se convierten en emociones y donde han de aprender a gestionarlas. Ceder, compartir, animar al amigo, levantarse, ayudar al compañero, reírse juntos, dar, repartir, consolar, quererse… son las acciones que van a ir construyendo su afectividad y las que van a hacerles virtuosos y empáticos con los demás.

Un tiempo en el que deciden qué hacer o cómo hacer las cosas; si creándolas o copiándolas, si compartiéndolas o quedándoselas para uno mismo. Donde ponen en juego la imaginación y donde descubren nuevas aficiones.

El aprendizaje de los propios errores y las decisiones de cómo resolver los conflictos también es una parte fundamental en la conquista por la superación personal.

Un lugar donde crecer en madurez y un lugar en el que crecer como persona.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s